Mina“Las Matildes”; un paseo por la sierra minera de Cartagena-La Unión.

Mina Las Matildes.

Mina Las Matildes. El edificio del fondo es la sala de máquinas, la estructura de hierro el castillete, y el tubo de hierro es donde se encuentra el pozo.

La sierra minera de Cartagena- La Unión fue uno de los yacimientos mineros más importantes de toda la península Ibérica. Esta explotación minera se remonta a la Edad Antigua, donde civilizaciones como los Cartagineses, a mediados del siglo III a.c, con el fin de abastecer los gastos militares de las guerras púnicas, explotaban esta rica tierra curtida de minerales. Tras la conquista del Imperio Romano en el año 209 a.c, Cartagena se convirtió en una de sus principales fuentes de plomo y plata de todo su imperio. Con las invasiones bárbaras y la posterior conquista musulmana decaerá la explotación minera en toda la sierra minera de Cartagena, que no será hasta el reinado de Felipe II, durante el siglo XV cuando se llevarán a cabo nuevas técnicas de explotación mineras y prospecciones de plata y plomo en la localidad de Alumbres y en el cerro del Sancti Spíritus, cerca de la bahía de Portman.

Pero estas explotaciones no alcanzarán todo su esplendor hasta el descubrimiento del filón Jaroso de Almagrega en 1839, desatando una fiebre de la plata en la comarca parecida a la del oro en el oeste americano. Este filón de Galena Argentífera fue uno de los más grandes a escala Europea, siendo España de los primeros explotadores de plata y plomo a nivel mundial durante el siglo XIX. Durante este siglo, el distrito minero de Cartagena, atrajo a bastantes trabajadores procedentes de otras comunidades autónomas y por consiguiente, aumentó la población local de la sierra. Tras la segregación de los pueblos de “El Garbanzal”, “Herrerías”, “Roche” y “Portman”, se creó un nuevo municipio con el nombre de “La Unión”.

La evolución del sector minero la podemos dividir en tres etapas; la primera (1842-1950) corresponde con un intenso laboreo y el desarrollo de pequeñas instalaciones mineras instaladas por toda la sierra minera y su correspondiente agotamiento del proceso. La segunda etapa pertenece a la recuperación sobre nuevas bases tecnológicas (1950-1980) y su última etapa, la caída de la minería.

A principios del siglo XX el sector se encuentra en declive dando el cierre de numerosas minas y la emigración de los desempleados. A esto le siguió la Guerra Civil donde la renovación tecnológica del sector minero era casi imposible.

Sobre de plomo del lavadero Solvella de la empresa Peñarroya, a decha del 13/04/1961.

Sobre de plomo del lavadero Solvella de la empresa Peñarroya, a decha del 13/04/1961.

A partir de 1950, el sector minero vuelve a tener un crecimiento económico debido a la presencia de la empresa multinacional Peñarroya, la cual incorporó tecnológica de los lavaderos de flotación diferencial para la obtención de plomo y cinc, y la explotación de grandes áreas a roza abierta para compensar los gastos de explotación. Pero durante este periodo minero, se acometieron grandes barbaridades medioambientales como la gran cantidad de tierras estériles, cerca de 315 toneladas, que dejaba a su paso la empresa minera para la obtención de minerales, y que con ráfagas de viento también ocasionaba problemas de contaminación atmosférica. A esto se le añade el vertido al mar entre 1957-1990 de 57 millones de toneladas de estériles mineros con elevadas concentraciones en metales en la Bahía de Portman.

Este crecimiento se verá truncado en los años 80 por el agotamiento de las reservas de minerales. Finalmente, en 1991, se detendrá la actividad minera en la sierra de Cartagena- La Unión.

Después de hablar sobre la historia de la sierra minera, vamos a centrarnos en las minas características de la zona:

Pozo de la mina Las Matildes. Tiene 225m de profundidad y 4m de diámetro.

Pozo de la mina Las Matildes. Tiene 225m de profundidad y 4m de diámetro.

El acceso a estas minas y su respectiva extracción se realizaba normalmente mediante pozos, con ayuda de diferentes tipos de maquinaria. Encontramos cuatro tipos de maquinaria que han ido evolucionando a lo largo del tiempo; primero, los tornos manuales, utilizándose en la fase de excavación de los pozos; para su utilización se necesitaban como mínimo dos personas. Otra maquinaria, los malacates, son tornos de gran tamaño y de eje vertical movidos por caballos. A partir de 1860, se introdujeron las máquinas de vapor. Estas máquinas accionaban un tambor giratorio de eje horizontal donde iba enrollado el cable o cinta de la que, a través de un castillete pendían los ascensores o jaulas. El último tipo de maquinaria que se encontraba en las minas eran las máquinas eléctricas. Éstas se introdujeron a partir de 1905 sustituyendo a las de vapor, eliminando la contaminación atmosférica que producían las chimeneas de carbón, además de ser más seguras y de más fácil manejo.

el beal

En El Beal, situado entre el municipio de la Unión y el estrecho de San Ginés y el Algar, encontramos decenas de minas en las que, principalmente, se explotaban manganesíferos y calaminas, en filones y en bolsas dentro de las calizas triásicas, que en profundidad, cambiaban a sulfuro de plomo y cinc. 

Maquinaria eléctrica de la mina Las Matildes. Fuente: regmurcia.com

Maquinaria eléctrica de la mina Las Matildes. Fuente: regmurcia.com

Las minas que más destacamos en El Beal, son la llamada mina “Las Matildes” y “La Mina Blanca”. En esta entrada nos vamos a centrar en la mina “Las Matildes”. Esta mina, se remonta a 1871 y su proceso se puede dividir en tres grandes etapas; la primera, correspondiéndose a sus orígenes, su objetivo es la obtención de plomo. Su maquinaria, en un principio, es de vapor, situada en la casa de máquinas llamada“la casa grande” moviendo las poleas de un castillete de madera, cuya finalidad era facilitar el trabajo de extracción del mineral y personal en los pozos mineros. Las fuentes de energía que consumían para esta maquinaria era el carbón o la madera, alimentadas por calderas con múltiples canalizaciones de agua. Contaban además con elevadas chimeneas para soltar el humo. También se encontraba un pozo de unos 225 metros de profundidad y 4 metros de diámetros que supuso la extracción de 2827 m3 de roca, lo que sirvió para la futura extracción de más materiales. Durante este periodo, se produjo una escasa producción de minerales al no encontrar grandes filones y por la abundancia de agua subterránea, debido a la estructura de la fosa tectónica característica de la zona. Por este motivo a partir de 1905, la mina se destinó al desagüe del agua.

Bomba de desagüe de la mina Las Matildes.

Bomba de desagüe de la mina Las Matildes.

Por tanto, la segunda etapa corresponde a la extracción del agua. El fin era posibilitar que otras minas de la zona pudieran extraer los minerales. A estas instalaciones, se le implementaron una segunda casa de máquinas, en la que la maquinaria para la extracción del agua ya no va a ser de vapor, sino que es movida por un motor eléctrico a 500 vatios y de potencia de 72 HP que accionaba la polea de un nuevo castillete de hierro de estilo modernista. No se sabe a ciencia cierta si fue el gran arquitecto Victor Beltrí, quien diseñó este gran artefacto, aunque si sabemos que fue construido por la empresa “La Maquinista de Levante” de la Unión. En la polea central, situada encima del pozo, cuelga la bomba de desagüe pudiendo ser arriada conforme descendía de nivel por el pozo sustrayendo el agua que, mediante canalizaciones, descansaba en grandes balsas con el fin de vendérsela a los agricultores. Debido a la crisis minera y al no poder ejecutar las obras previstas ante el estallido de la guerra civil, el bombeo de agua no llegó a ser tan efectivo como se esperaba llegando a ser pasto del deterioro, del expolio y finalmente, del olvido.

El pozo está protegido por un gigantesco tubo de hierro como medida de seguridad.

El pozo está protegido por un gigantesco tubo de hierro como medida de seguridad.

La tercera etapa de esta mina, concierne a su recuperación. Esta mina fue rehabilitada durante los años 2003 y 2005 por el proyecto JARA, cuyo resultado a sido la museización de esta pequeña mina, además de la restauración ambiental y paisajista de su entorno. Por tanto, esta mina restaurada acuña el nombre de “centro de interpretación de la mina Las Matildes”.

Aquí le dejo el contacto y la web oficial de este bonito museo lleno de historia cartagenera y de La Unión.

Les dejo además, unas pocas fotos de minerales hallados de la sierra minera.

Si está interesado en visitar este fabuloso paisaje minero, ten un cuenta una seria de cosas;

Fuente:  Folleto de la fundación minera, "visitar con seguridad el Patrimonio de la Sierra Minera de Cartagena- La Unión".

Fuente: Folleto de la fundación minera, “visitar con seguridad el Patrimonio de la Sierra Minera de Cartagena- La Unión”.

0068

Fuente: Folleto de la fundación minera, “visitar con seguridad el Patrimonio de la Sierra Minera de Cartagena- La Unión”.

BIBLIOGRAFÍA